Diferencias entre el sistema Offset y el Digital

La impresión offset es capaz de reproducir miles y miles de copias relativamente en poco tiempo, con una mayor calidad (dependiendo de la trama utilizada) y con un menor impacto físico en el papel (lo daña menos porque no aplica calor, como en el caso de la impresión digital de tóner).

La impresión offset se realiza con maquinaria bastante grande, desde los CtP’s (máquina que filman las planchas) hasta las propias máquinas de impresión, por eso es una tecnología con unos costes de amortización elevados, siendo una tecnología cara para impresión de tiradas cortas (de poco ejemplares).

La impresión digital, de forma general (existen diversos tipos de impresión digital), se caracteriza precisamente por lo contrario en este aspecto, son máquinas más pequeñas, no precisan de planchas ni costes añadidos, pueden reproducir lo que han de imprimir directamente del ordenador a la máquina, aunque con velocidades significativamente inferiores a las de la impresión offset, y la calidad no llega a ser tan buena como lo pueda ser, por ejemplo, en una trama estocástica en offset.

Debido a que sus costes de arranque son inferiores, es la tecnología ideal para la impresión de tiradas cortas, precisamente donde el offset no es competitivo.

¿Cuál es la mayor ventaja de la impresión offset?

La calidad y la capacidad de reproducir miles y miles de ejemplares velozmente. Reduciendo el precio a mayor cantidad de ejemplares.

¿Y de la impresión digital?

El coste de arranque inicial, que es mucho más barato, obteniendo mucho mejor precio para tiradas de baja cantidad. Y hemos de añadir algo nuevo: la impresión digital permite abrir nuestra mente a nuevas posibilidades en la comunicación, como lo son la personalización, la segmentación, la impresión sobre soportes muy diversos y extraños, la utilización de tintas especiales fluorescentes, metálicas, tintas con relieve, etc…

La impresión digital es una excelente alternativa para producciones chicas o medias, tales como tarjetas personales, facturas, folletos, libros, revistas, afiches, etc.